Make your own free website on Tripod.com

Octubre
28-29 Reunión en el colegio
Noviembre
4-5 Reunión en el colegio
11-12 Reunión fuera del colegio
18-19 Reunión en el colegio
25-26 Acampada
Diciembre
2-3 Reunión en el colegio
9-10 Puente. No hay reunión
16-17 Excursión

 

Conocernos entre nosotros como kraal

Vivir momentos fuera de kraal

No estancarse. Ilusión + innovación

Unión de todos con todos (Que se conozcan entre ellos, integración)

Empaparse de la esencia castora

Que sea espectacular, que vengan con ilusión

Darles seguridad

 


Los castores

El niño de 6 y 7 años se encuentra en la etapa que llamamos segunda infancia, ésta se caracteriza principalmente por una actividad desbordante y un gran deseo por conocerse a sí mismo y al mundo que le rodea.

El niño a consecuencia de su pensamiento egocéntrico vive, siente, actúa... desde sí mismo, desde lo que él piensa y cree, desde sus propias vivencias.

El castor tiene la necesidad de realizar actividades y juegos donde predomine la acción, aunque por otro lado tiene problemas en la psicomotricidad gruesa (locomoción, equilibrio...), fina (manualidades...), lateralidad y la localización en el espacio y en el tiempo.

La enorme curiosidad, el deseo de aprender y de descubrir, se hacen presentes en su gusto por las narraciones, los cuentos, la música..., en definitiva el mundo fantástico. También se siente atraído por la realidad que descubre a su alrededor.

Su adaptación al mundo es una lucha entre la razón (su propia razón) y la intuición, por eso necesita una ayuda constante del adulto, que deberá desaparecer progresivamente. Por tanto el adulto debe ser un modelo a imitar, guía de sus experiencias y un apoyo emocional y afectivo importante.

Dado su pensamiento egocéntrico: quiere ser el primero en todo, es egoísta, le cuesta colaborar, no distingue lo suyo de lo de los demás... tiene dificultades para trabajar en grupo.

A estas edades la amistad se vive en pequeños grupos (parejas, tríos). La pandilla aún no es su núcleo de relaciones sociales, además tienden a jugar niños y niñas juntos sin ningún problema, aspecto que desaparece al final de los 7 años.

El Kraal de castores debe mantener una interacción con los niños para poder así conocerles a fondo y responder a las individualidades de cada uno.

 

La colonia

Es aconsejable que la Colonia sea lo suficientemente grande para sentirse unidad y que a la vez tenga un tamaño manejable por un Kraal de tres o cuatro responsables. Por eso creemos que la Colonia la deben formar un grupo de 20 a 25 castores (aproximadamente), equilibrados en sexos y edades.

La Colonia se organiza en Madrigueras, que son grupos de 4-5 castores, que únicamente tienen un sentido funcional.

 

Objetivos generales de la colonia: los ámbitos de desarrollo

El objetivo principal de la colonia es introducir a los jóvenes castores en la vida scout.

Atendiendo a las distintas dimensiones de la persona que recoge nuestro proyecto educativo, los objetivos los dividimos en los siguientes ámbitos de desarrollo:

• Yo con mi cuerpo: Conocer su cuerpo y aprender a cuidarlo.

- Adquirir una cierta autonomía a la hora de vestirse y en el aseo personal.

- Desarrollar hábitos de higiene y alimentación saludables.

- Tener control sobre su cuerpo y conocer sus limitaciones. Distinguir necesidades de deseos, saber cuándo parar,...

• Yo conmigo mismo: Desarrollar la creatividad y la imaginación.

- Diferenciar su mundo ideal de la realidad concreta.

- Autonomía personal: autoestima e independencia.

• Yo con los demás: Formar una colonia de amigos donde aprender a compartir, respetarnos y comprendernos.

- Participar activamente en las actividades de la colonia.

• Yo con el mundo: Explorar y descubrir la Naturaleza y su entorno más cercano.

- Desarrollar una actitud positiva ante situaciones, personas y lugares nuevos.

• Yo con Dios: Acoger a Jesús como uno más en la colonia.

- Despertar la Fe personal y comunitaria.

ESTOS OBJETIVOS TIENEN COMO NEXO DE UNIÓN EL LEMA DE LOS CASTORES: “COMPARTIR”.

 

Recursos pedagógicos

Las posibilidades de intervención educativa y los recursos que podemos utilizar con los castores son ilimitados. Los más adecuados son los siguientes:

El juego es la mejor forma de aprender divirtiéndose. Es una representación de la vida real, donde los niños pueden identificarse con diferentes roles.

Los juegos más aconsejables para niños de esta edad son los de acción, distensión, cooperación, conocimiento y contacto.

El cuento y la narración desarrollan su imaginación y les ofrece un marco o estructura de pensamiento (presentación, nudo y desenlace).

Los cuentos deberían ser sencillos y no prolongarse más de un día debido a su pobre noción espacio- temporal.

El cuento ofrece muchas posibilidades, entre ellas la de hacer a los niños los propios protagonistas del cuento.

Salidas y excursiones. Hay que fomentar el contacto de los niños con la naturaleza y su convivencia en ella. Son aconsejables las excursiones de un día, pudiendo hacer alguna acampada una vez que los niños se conozcan entre ellos y aprovechando el buen tiempo.

Campamentos La participación en el campamento de verano es más corta, incorporándose con las instalaciones ya montadas. La marcha de castores se puede sustituir por excursiones de un día volviendo por la noche al campamento base, aunque debe intentase dormir fuera del mismo.

Las Manualidades son una herramienta con que desarrollar la psicomotricidad fina y sirve además como cauce para la expresión de sus sentimientos.

También es un buen método para potenciar su creatividad e imaginación.

Dramatización. Los niños pueden representar pequeñas escenas de la vida cotidiana, aproximándose a los diferentes roles del mundo adulto. Las historias pueden surgir de un cuento o una narración fantástica.

La mímica les ofrece recursos de expresión corporal. El simple hecho de disfrazarse y pintarse les permite desinhibirse y expresarse con naturalidad.

Música La música les atrae de forma espontánea. Con la danza aprenden a coordinar sus propios movimientos.

Es importante que tengan una canción de la Colonia con la cual se identifiquen y les aporte un sentimiento de grupo al cantarla todos juntos.

Padres Es importante mantener una relación directa y cercana con los padres. No sólo para informarles de las incidencias y el progreso de sus hijos, o para que conozcan la metodología, sino también para pedir su colaboración: transporte, ayuda técnica para la preparación de algún tema o reunión...

 

Lema y grito

El lema de los castores es “¡¡COMPARTIR!! “, y su grito:

- Responsables: “¿QUIÉNES SOMOS...?”

- Castores: “...LOS CASTORES!!”.

- Responsables: “¿Y QUÉ QUEREMOS...?”

- Castores: “...COMPARTIR! !”.

 

La Oración Scout es también la de los castores:

“Señor Jesús,

enséñanos a ser generosos,

a servirte como mereces,

a dar sin medida,

a combatir sin preocuparnos de las heridas,

a trabajar sin buscar descanso,

y a entregarnos totalmente,

sin esperar otra recompensa que la de saber que hacemos tu Santa Voluntad.

Amén.”

 


Los castores tienen también otra oración que se canta en los campamentos y acampadas al acostarse:

“Buenas noches Jesús, me voy al saco a dormir

te doy gracias por hoy, ayúdame a compartir

a estar siempre contento, a querer a los demás

no dejes de cuidar a tus castores,

y duerme bien.

Amén

 

Progreso

El objetivo principal de la etapa de Castores es la integración de los niños en la vida scout. Además los Castores por la edad que tienen no son capaces de intelectualizar sus progresos y de entender su crecimiento en ámbitos de desarrollo. Es por esto que el progreso en la rama de Castores está orientado a la iniciación en la vida comunitaria, el trabajo en equipo y el compartir con los demás (objetos, experiencias, emociones...)

 

Etapas

Integración: castor sin paletas.

La etapa de integración es la toma de contacto con la Colonia. Se pretende que en poco tiempo (dos, tres meses) el castor comience a jugar, conozca a los demás castores y con su asistencia confirme su deseo de pertenecer a la Colonia.

• Constatación

Cuando todos los castores entienden que hay algún miembro que está integrado en la Colonia lo celebran en una ceremonia que consta de los siguientes pasos:

- Castor: (delante del Kraal con el saludo de paletas) “ Yo... quiero pertenecer a la Colonia y ser amigo de todos” .

- Responsable: (mientras que le pone la pañoleta de castores: amarilla sin el borde negro y con la insignia de compartir) “ La Colonia te acoge

 

Participación: castor con paletas

Esta etapa es en la que el castor asume como propio el funcionamiento de la Colonia. Se siente parte activa de ella. De forma natural comparte con todos y disfruta del trabajo en equipo. Maneja con soltura la “jerga” de la Colonia y la dinámica de Castores.

• Constatación

Cuando todos los castores entienden que un Castor con Paletas es parte activa de la Colonia y está preparado para ser un Gran Castor, lo celebran en una ceremonia con los siguientes pasos:

- Castor: (delante del Kraal con el saludo de paletas) “ Yo... me comprometo a compartir y servir a la Colonia con la ayuda de Jesús y de todos vosotros ”.

- Responsable: (mientras le pone la insignia del Gran Castor en la camisa) “ La Colonia está contigo

 

Servicio: gran castor.

Es la última etapa y finaliza con el paso a la Manada.

El castor asumirá pequeñas responsabilidades, dirigido por el Kraal, y apoyará a los más pequeños de la Colonia. Vivirá plena y activamente el Lema de los castores, “COMPARTIR”, animando y sirviendo a la Colonia.

• Constatación

La constatación de esta etapa es el paso a Lobatos. El castor se despide de su Kraal con el saludo de paletas y es recibido por el Kraal de la Lobatos, al que saluda con las orejas del lobo.

 

La constatación de cada etapa supone el principio de la siguiente de forma automática.

 

Consejo de tronco

Es el lugar de decisión de la Colonia y lo forman todos los castores con el Kraal.

Los “Viejos Castores” (responsables) se sientan sobre un tronco y los castores se sitúan cerrando un círculo con ellos. Todo el progreso (integración - participación - animación) se trata en el Consejo de Tronco para que sea toda la Colonia la que decida sobre todos sus miembros. Sin embargo, en ocasiones, el kraal puede considerar conveniente tratar parte del progreso TAMBIÉN con menos castores (por ejemplo, sólo los que ya son grandes castores)

 

El kraal de castores

El responsable de castores

Aparte de las cualidades y/o características que debe poseer todo responsable que pertenece al Kraal del Grupo Scout Pilar, es recomendable que el responsable de Castores sea una persona:

• Alegre y dinámica.

• Creativa.

• Paciente.

• Con capacidad de adaptación a las distintas situaciones que puedan surgir en la Colonia.

• Comprometida en el trabajo con su Kraal y en la Colonia.

• Cercana y cariñosa con los Castores, descubriendo las necesidades particulares de cada niño.

El equipo de responsables

No obstante, el responsable no trabaja solo sino que forma parte de un equipo. Personas de ambos sexos, complementarias entre sí para, de esta manera, poder cubrir todas las necesidades de la Colonia y de cada Castor.

Debe existir comunicación y un clima de diálogo que favorezca el trabajo en equipo y el reparto de responsabilidades, dentro de un estilo de trabajo creativo, innovador y renovador.

El Kraal debe poder llegar a todos los padres y establecer con ellos una comunicación bilateral. Por último, es necesario un contacto continuo con el Kraal de Lobatos, para asegurar que Castores y Lobatos se complementan y no solapan.